Nuestras fiestas, nuestro orgullo

La Vilajoyosa en un pueblo cargado de vida y como tal, sus gentes viven sus festividades de una forma intensa y activa. Se echan a las calles para celebrar cualquier motivo que tenga que ver con su cultura o su patrona Santa Marta. Si te animas a visitarnos en verano, podrás comprobar esto que te contamos en tus propias carnes y ver como este pueblecito pesquero celebra con gran orgullo días que han esperado durante todo un año.

Si hablamos de fiestas tenemos que hablar necesariamente de Moros y cristianos. Estas son sus fiestas por excelencia y llevan celebrándose desde hace más de 250 años. Desde el 24 de julio hasta el día 31 de este mismo mes, tienen lugar actos representativos en honor a Santa Marta que pueden verse en todo su esplendor el día del Desembarco moro.

En 2003 estas fiestas fueron declaradas de interés turístico Internacional. Los preparativos de estos actos dan comienzo meses antes y estallan con los desfiles de los bandos moro y cristiano los días 25 y 26 de julio, que con sus agrupaciones recorren las calles del pueblo al son de la música. En la madrugada del día 28 de julio tiene lugar el acto por excelencia. Sus gentes acuden sobre las 5 de la madrugada a la playa y mientras los cristianos preparan la artillería de defensa en la orilla, más de 30 embarcaciones musulmanas se acercan a la costa.

Este es un espectáculo que no debería perderse nadie, pues tras tomar tierra ambos ejércitos recrean una lucha hasta llegar a los pies del castillo, que finalmente es ocupado por los moros. Ya por la tarde, las tropas cristianas vuelven para reconquistar la fortaleza.

Como es propio de esta zona, en la playa se puede disfrutar de un espectáculo de luces, pirotecnia, tambores, fuego, simulacro de bombardeo y fuego cruzado. La pólvora se convierte en protagonista de la noche y la fiesta en un espectáculo de cine sin actores, con personajes reales, vileros y vileras que desean llegar a la tierra prometida…

Otro aliciente de estas fiestas es que sus gentes hacen partícipe a locales y turistas, abriendo las puertas de sus cábilas (locales festeros) a todo aquel que quiera acercarse a compartir sus momentos de celebración.

Te advertimos que habrá algo que no podrás dejar de mirar. Sus vestimentas son una auténtica obra de arte. Y se confeccionan durante parte del año por expertos que se encargarán de dar color, vida y realismo a todos aquellos que participan de esta fiesta y que la viven como auténticos moros y cristianos.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo