Nuestro Mercado, nuestras costumbres

Hoy nos hemos propuesto que te adentres en nuestro pueblo y nuestras costumbres, y para ello vamos a recorrer sus calles y te vamos a contar todos sus secretos.

Si algo refleja la Villajoyosa, es tradición marinera. Sus calles, además de desprender un suave olor a chocolate, respiran historia. El motivo de que este pueblecito costero desarrollara habilidades marineras se debió a su localización, con paredes montañosas de fondo, barrancos y ríos a cada lado, por tanto, una zona aislada y solitaria con dificultades para las comunicaciones por tierra.

La Villajoyosa guarda tradiciones y también historias curiosas que cuentan como las casitas de los primeros marineros se ubicaban frente a la playa, pero se parecían tanto, que los pescadores decidieron pintar cada una de un color diferente para así reconocer su hogar al volver por el horizonte. Al avistar la línea de colores junto al mar, el vilero podía identificar no solo su fachada, sino también mensajes tendidos por sus familiares a través de telas y sábanas de color negro (fallecimiento de un familiar), o blanco (nacimiento de un nuevo miembro).

Si das un paseo por sus calles estrechas y empedradas, no podrás dejar de mirar a un lado y a otro observando como el tiempo ha dejado vestigios de una muralla que rodea el casco antiguo y data del siglo XVI.

Lo mejor para conocer el casco urbano es perderse, calle arriba y calle abajo, y disfrutar de los giros imposibles que encontramos en algunas de sus calles. Sus placetas, y rincones te ofrecen bonitas imágenes del casco antiguo, en el que muchas calles son peatonales, por lo es perfecto para pasear tranquilamente.

Uno de los sitios más tradicionales, emblemáticos y concurridos de nuestro pueblo, es su Mercado Central. Este es garantía de productos frescos, locales, y de proximidad. ¿Sabias que en la cantina puedes escoger los productos que quieras y te los elaboran al momento por un coste muy asequible? Comprar en el Mercado Central es garantía de poder degustar un pescado fresco y exquisito. En el puerto la Cofradía de pescadores está compuesta por 40 embarcaciones que, a través de la técnica de arrastre, traen a este pueblo costero el mejor producto de la bahía mediterránea.

Si te acercas a La Lonja, que pertenece a La Cofradía que antes mencionábamos, podrás disfrutar de uno de los mejores espectáculos que te ofrece esta tradición. A partir de las 17h, de lunes a viernes y durante todo el año, cuando regresan los pescadores después de a faenar hasta 12 horas en alta mar, se inicia la subasta.

En la lonja de La Vila se pueden encontrar muchas variedades de pescados, sabrosos peces blancos y azules, moluscos, crustáceos, cefalópodos y marisco, como la merluza, palaya, negres, bacaladilla, besugo, jurel, mero, tintorera... También jurel, melva, emperador, boquerón, caballa, atún... Así como calamar, pulpo, sepia, bogavante, cangrejo rojo, langostas, vieiras, gambas, camarón, cigalas... Aunque la especialidad y lo más habitual en la zona son las capturas de pescadillas, salmonetes, gambas, rape y cigalas. Un elenco de sabrosas piezas que sin duda desearás degustar.

Sólo los comercios relacionados con este sector pueden comprar directamente (mayoristas, minoristas, establecimientos hoteleros o de restauración) pero puedes tomar nota de estos restaurantes que encontrarán en la Villajoyosa, si quieres probar el mejor pescado acompañado de la mejor elaboración. "Ca Marta" se ha ganado su reconocimiento y ofrece unos platos y arroces exquisitos, tan reconocidos como los que puedes pedir en el "Hogar del Pescador" o en "El Pòsit".

Como puedes ver, nuestro pueblo puede sorprenderte a cada paso que des, además de ofrecerte las mejores vistas al Mar Mediterráneo, sus tradiciones y costumbres harán que puedas disfrutar de descanso, gastronomía y productos de proximidad que merece la pena probar. Otro día te

contaremos toda la historia que se esconde en cada una de sus calles, plazas e iglesias.



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo